Es Samurai, tiene el pelo Afro y habla como Jules Winnfield

Disclaimer: Esta reseña es, a juicio de su autor "spoiler free", tranquilos que no os voy a reventar nada!

Afro Samurai es una coproducción americano-japonesa de 5 episodios, dirigida por Fuminori Kizaki y basada en el manga homónimo de Takashi Okazaki. Las voces de los personajes las ponen conocidos actores americanos, como Samuel L. Jackson (sobran presentaciones), que además ejerce de productor, o Ron Perlman (Hellboy o El Nombre de la Rosa entre otras). Se emitió entre Enero y Febrero de este año en Estados Unidos y Japón. En España está licenciada, pero aun así se puede encontrar fansubeada.

Trailer:

En un futuro donde conviven las costumbres del Japón feudal con la alta tecnología, el poseedor de la banda del Número 1 tiene un poder casi similar al de un Dios. Tan sólo puede ser desafiado por el luchador que tenga la banda del Número 2. Esto es lo que le ocurre al padre de Afro, que pierde la vida frente a Justice, portador de la banda del Número 1 desde ese momento. Afro es testigo de la muerte de su padre, y desde entonces buscará vengarse de Justice y convertirse en el Número 1.

Éste es el punto de partida de la serie, que sigue los pasos de Afro en la última etapa de su venganza, durante la cual tendrá que enfrentarse constantemente con otros candidatos a ser Número 2 acompañado de un extraño amigo llamado Ninja Ninja, que en los combates se limita a mirar y que por el resto nunca para de hablar, en contraposición al silencioso Afro. Todo esto salpicado con flashbacks sobre el pasado de Afro tras la muerte de su padre.

Una vez planteada la historia, nada en Afro Samurai es malo. La animación, a cargo de los estudios Gonzo (responsables, entre otros, de los animes de Gantz o Hellsing), es sencillamente espectacular. Un dibujo de tonos generalmente apagados, escasos colores vivos (si excluimos la abundante sangre), y multitud de detalles, movimientos de cámara imposibles acompañando a unas coreografía frenéticas y muy bien orquestadas -recuerdan a Samurai Champlo o Cowboy Bebop en este aspecto-, en contraste con los momentos tranquilos, que si bien son pocos, permiten un respiro entre tanta acción.

Y es que Afro Samurai puede entenderse, y verse, como una película partida en 5 fragmentos. De hecho su duración total ronda la hora y cuarenta minutos. Es una historia de venganza, sin demasiada posibilidad a segundas lecturas, una sucesión de combates llenos de sangre, mucha sangre, y cuerpos cercenados, guiada por un argumento clásico pero sólido, y que pese a su duración presenta a sus personajes con profundidad.

Al espectáculo visual que ofrece hay que sumarle una banda sonora a cargo del rapero RZA, que consigue una acertada mezcla de hip hop con otros estilos, muy variadas y que encajan a la perfección con la serie, hasta el punto que difícilmente se puede asociar la música a otra historia y viceversa.

Sin duda alguna, Afro Samurai es un anime para el que el término "recomendable" se queda muy, muy corto. Técnicamente intachable, lleno de personajes carismáticos, escenas cargadas de fuerza y mucha acción de la buena, es un visionado imprescindible para cualquier aficionado al anime, o incluso para cualquier aficionado al cine.

L M M J V S D
 25
678
13141519
20212226
272829 

Esta semana

    Síguenos en Facebook