Durante más de veinte años, fue la musa del barrio parisino.

Kikí de Montparnasse

Guión: Bouquet

Dibujo: Catel

Ed. Sinse Ntido

-¿Qué es la Novela Gráfica?

-¿Y tú me lo preguntas, Kikí de Montparnasse? Novela Gráfica eres tú.

O al menos este tebeo de Catel y Bouquet podría señalarse como un prototipo de lo que hoy se entiende por tal: historietas contadas en un formato que evoca grandes novelones, tamaño reducido pero gran número de páginas, las necesarias para desarrollar una historia cerrada frente al recurso de lo serial que impera tanto en el comic-book americano como en los grandes clásicos franceses.Este formato, curiosamente, ha adoptado unos determinados signos gráficos que también se asumen en Kikí: predilección por el blanco y negro, búsqueda de la expresividad frente al academicismo, afinidad al boceto como transmisor más eficaz que el dibujo pleno y acabado, al trazo espontáneo como signo de un dominio natural de los recursos del artista.

Y por último, rara es la novela gráfica (ya en minúsculas, abandonemos la ironía) que no emplea argumentos y temas en busca del lector adulto, el que rechaza la endogamia propia del cómic, temas de clara vocación digamos trascendente. Kikí de Montparnasse es la vida de Alice Prin, musa del París artista de los años veinte, de la bohemia poblada por Picasso y Man Ray, Duchamp, Hemingway y Cocteau. Retrata por tanto una época histórica de enorme atractivo.

Ahora bien, como el soporte no otorga por sí mismo calidad, debemos leer y juzgar no por el tema, ni por el formato, sino por los resultados. Kikí de Montparnasse resulta entretenida, está bien ilustrada (Bouquet, que viene de la ilustración de libros infantiles, tiene un dibujo suelto, expresivo, que está perfectamente documentado en la época y lugares que retrata), y además asume cpn buen tino una estructura lograda, la de pequeños capítulos planteados como anécdotas casi al margen (mientras la biografía ortodoxa se desplaza, quizá en un juego de espejos, a las notas finales donde se detalla la vida de la musa y las biografías de los artistas que conoció). Pero flaquea también, por su puesta de página algo plana, y sobre todo por una sensación de asistir a algo anodino donde deberíamos sentir unos hechos apasionantes. Falta un plus intangible que haga saltar lo correcto y entretenido al lado de lo absorbente. Falta víscera, garra, "punch". Se siente la lectura como el trabajo aplicado de un estudiante, a quien damos un merecido aprobado, incluso con nota… pero cuyo oficio no nos emociona y lo leemos desde fuera, fríamente, incapaz de involucrarnos en lo contado y sus muchos atractivos.

L M M J V S D
 4
56711
12131418
19202125
262728 

Esta semana

    Síguenos en Facebook