Dentro de algo más de un mes, como cada año, Estándar rotará, por lo que el bloque de Rávnica (con Intrusión y Laberinto del Dragón) y M14 dejarán de ser legales en el formato para dar paso a la próxima expansión, Khans de Tarkir. Así, desaparecerán cartas tan clave hasta el momento como Revelación de la esfinge, Voz del resurgimiento o las Shocklands y su estabilidad de maná. 

Es evidente que el formato va a cambiar. Todavía no se conocen demasiadas cartas de Khans, aunque sí que se sabe que será una expansión multicolor basada en clanes, algo así como los antiguos fragmentos de Alara, que son combinaciones de tres colores, siendo dos aliados entre sí y uno opuesto a ambos: Abzan (WGB), Jeskai (UWR), Sultai (BUG), Mardu (RBW) y Temur (GUR).

En este artículo, teniendo en cuenta tanto las rotaciones como lo que se avecina, voy a sugerir cuáles son las cartas del tipo 2 actual que no rotan y que – a mi parecer – podrían ser relevantes en el futuro Estándar:

Templos opuestos y Mana Confluence

Por los Spoilers que se conocen y por lo que Wizards ha sugerido, en el bloque de Khans (ojo, no necesariamente en la expansión de septiembre) tendremos dos ciclos de tierras: unas raras, con las diez combinaciones de colores, y unas infrecuentes, que serán tierras triples que entran en juego giradas. A la espera de saber si el formato será rápido o lento, a priori parece razonable completar las bases de maná con las tierras del bloque de Theros. La Mana Confluence genera maná de cualquier color, por lo que para las estrategias agresivas tricolores que sin duda aparecerán será muy adecuada. Para las más controleras, tendremos también los templos, pero no todos tendrán la misma jugabilidad: los opuestos (WB, WR, UR, UG y BG) servirán, cada uno, para dos clanes diferentes, mientras que los aliados solo serán útiles en uno. Por poner un ejemplo, el Temple of Silence (WB) valdrá tanto para los Abzan como para los Mardu, mientras que el Temple of Deceit (UB), solo tendrá cabida en barajas Sultai.

 

Nota: esto de que las tierras opuestas funcionen en dos clanes es la explicación de que en M15 no haya painlands de colores aliados. 

Sylvan Caryatid

Otra que tal baila. Ya se está jugando bastante en el actual metajuego, incluso en algunas versiones de Monoverde, por lo que la aparición de estrategias tricolores (o incluso de más) hará que aparezca más aún por las mesas. Además, al tener un coste 2 permitirá que bajemos una tierra girada (templo o triple) y luego una enderezada (una painland o una básica) de segundo turno para curvarlo y estabilizar perfectamente los manás.

 

Courser of Kruphix

Actualmente, esta criatura encantamiento se está jugando muchísimo en Estándar e, incluso, en algunas barajas de Modern (Jund) y Legacy (Maverick). Contiene bastante bien a las barajas agresivas y da unas vidillas nada despreciables. Además, su sinergia con los templos es más que clara, por lo que en la nueva temporada probablemente volvamos a encontrarnos con este tándem en las barajas verdes.

Anger of the Gods

Una de las cartas que van a desaparecer con la rotación va a ser Supreme Verdict. En el caso de que no salga nada parecido en Khans (espero que sí), lo más cercano a remoción masiva que vamos a tener van a ser precisamente el Anger of the Gods. Habida cuenta de que, además, se juega en Modern, creo que es un valor seguro en la próxima temporada.

 

Hero's Downfall

Una carta que va a rotar y que pasa bastante desapercibida es Doom Blade. Como también lo hace Ultimate Price, nos vamos a quedar con pocos matabichos baratos e instantáneos. De hecho, el más decente – a la espera de Khans – es el Hero's Downfall, que también sirve para lidiar con planeswalkers molestos como Xenagos o Elspeth. Además, no hace selección de color, por lo que en un entorno lleno de criaturas multicolores gana puntos.

 

Xenagos, the Reveler

Poner un 2/2 con prisa cada turno es una presión bastante fuerte (ya lo dije cuando jugué al señor sátiro en Legacy), lo que ha hecho que las últimas versiones de Jund Walkers de esta temporada de Estándar lleven 3 y hasta 4 copias de Xenagos. Habida cuenta de que se puede seguir curvando de turno 3 con la Sylvan Caryatid y con el Sátiro viajero, muy probablemente sea una de las piezas clave del formato que se avecina. De hecho, se está vendiendo bastante a nivel europeo, llevando varios días de subida constante de precio.

 

Elspeth, Sun's Champion

El otro planeswalker de la colección, finisher por antonomasia de las UW de control, es Elspeth. Es muy difícil de matar, produce bloqueadores y, en pocos turnos, la presión de mesa que genera da la partida: todo un tanque en Estándar y Bloque. Probablemente, el control que venga siga en esta política, por lo que seguramente sea otra carta interesante para conservar. Y relacionada con Elspeth está la Scuttling Doom Engine, de M15, que parece diseñada – probablemente sea así – para combatirla (los tokens no la pueden bloquear y si muere con el -3 le hace 6 al planeswalker); arriesgando un poco, también le echaría el guante a la Engine, no vaya a ser...

 

Polukranos, World Eater

Rivalizando con Xenagos como coste 4 verde amenazador, la desaparición de Doom Blade y de Ultimate Price probablemente haga que Polukranos sea más terrible, si cabe, dado que ya no harán la jugada de matarlo en respuesta a la monstruosidad y dejarnos bastante expuestos. De todos modos, no me parece una apuesta demasiado segura porque es probable que le salgan competidores multicolores sólidos.

 

Dark Betrayal + Glare of Heresy + Gainsay

Estas tres infrecuentes van a ser clave en los banquillos del próximo formato, así que nada de mandarlas a la caja de zapatos. Dark Betrayal será de los pocos matabichos instant que habrá y servirá contra tres de los clanes. Glare of Heresy se cargará molestos permanentes ya existentes como Elspeth o Banishing Light. Y Gainsay será un counter que lidiará también contra tres clanes.

 

¿Qué no conservaría?

Dioses

A pesar de lo increíble de la ambientación, los dioses de Theros han visto juego moderado, con excepciones como Thassa. El problema es que en muchos casos, su jugabilidad dependía de las cartas híbridas de Rávnica: la Monoazul de Estándar es un ejemplo clarísimo, con cartas clave para despertar a la 5/5 como Nightveil Specter y Frostburn Weird. Al irse estas, será muy difícil alcanzar la devoción. Lo mismo le pasa a Erebos con las Pack Rat y el Underworld Connections y a Nyssa con Kalonian Tusker y Burning-Tree Emisary.  

Nykthos, Shrine to Nyx

La otra carta en la que la devoción es importante, Nykthos, también pierde bastantes enteros con la pérdida de Rávnica, y más aún si se tricoloriza el metajuego con la llegada de Khans. Debido a que se juega algo en Modern, en mazos bizarros como Genesis Wave, es perfectamente cambiable.

 

Deicide

Además de los dioses – su objetivo principal – también se van del formato otros encantamientos importantes como Detention Sphere y Underworld Connections, por lo que es difícilmente justificable su inclusión en ningún banquillo por encima de cartas más versátiles (como Naturalizar, por ejemplo). Una pena porque tiene un dibujazo.

Esta semana

    Síguenos en Facebook