Hace aproximadamente siete años, salía a la venta Visión de Futuro, la tercera colección del bloque de Espiral del Tiempo. En ella apareció todo tipo de cosas raras: una fortificación (un equipo para tierras), referencias al entonces inexistente tipo de carta caminante de planos y hasta el famoso Jefe azotador de vapor, un curioso aparejador trasgo que ensambla dispositivos (algo que Wizards confirmó que no saldría nunca). Estas extravagancias, presentes en las cartas desplazadas en el tiempo, formaban parte de la ambientación de la expansión: eran mecánicas, mundos y personajes que saldrían más adelante. Una de ellas era Fuego fantasmal, un instantáneo que tenía la particularidad de ser incoloro, algo inédito hasta entonces. Si analizamos la carta, veremos que el fuego es invisible (solo se ve a la víctima abrasándose) y que en el texto de ambientación se menciona a un tal “Espíritu Dragón Ugin”.

 

En este artículo analizaremos la trayectoria de Ugin, el dragón espíritu, y su relación con el plano de Tarkir y los dos planeswalkers que aparecen en la primera expansión de su bloque (Sorin Markov y Sarkhan Vol), además de aventurarnos sobre lo que está por venir.

 

El Ojo de Ugin

La segunda referencia a Ugin la encontramos en el bloque de Zendikar, concretamente en Despertar del Mundo: la tierra mítica Ojo de Ugin. La ambientación de Zendikar giraba en torno a los tesoros ocultos y a los misterios del subsuelo (de ahí que en uno de cada varios cientos de los primeros sobres aparecieran cartas antiguas como tierras dobles o Force of Will); jugaban un papel importante los edros, una especie de figuras de piedra que parecen dos pirámides unidas (el Perilous Vault de M15 es un edro). Según el argumento de las novelas, muchos siglos atrás unas entidades cósmicas incorpóreas, los Eldrazi, llegaron a ese mundo con intención de devorarlo, para luego caminar hacia otros y seguir con su opíparo apocalipsis. Para frenarlos, tres planeswalkers utilizaron sus poderes: Sorin, Ugin y la Litomante (una planeswalker de la que por ahora no se sabe nada). La Litomante hizo que los Eldrazi, tanto los pequeños como los tres grandes (Emrakul, Ulamog y Kozilek) tomasen forma física; Sorin los atrajo hacia Zendikar, un plano muy rico en maná, y por lo tanto muy apetecible; y Ugin, utilizando la magia incolora, los encerró en los edros. No tuvo que ver, eso sí, con su liberación y el caos que se produjo.

Cuando salió a la venta Despertar del Mundo, el Ojo de Ugin desconcertó a los jugadores. Para empezar, no sabíamos de qué iba a ir la tercera expansión del bloque (ni mucho menos todo ese rollo argumental que acabo de comentar), solo que era una expansión grande (Emrakul era inconcebible tres meses antes de su aparición). Se corrieron los rumores de que esa misteriosa expansión estaría basada en las criaturas incoloras y que el propio Ugin aparecería, tal vez como bicho gigantesco, tal vez – incluso – como planeswalker incoloro. A partir de la confirmación de que el nombre de la expansión iba a ser “Levantamiento de los Eldrazi”, el precio de la tierra se disparó hasta el segundo puesto (por detrás de Jace, claro) y se empezó a vender como churros mañaneros. 


 

Kans de Tarkir

Hace pocos días salía a la venta la octogésimo sexta expansión de Magic, Kans de Tarkir, que nos lleva a un nuevo plano, Tarkir. En él, mucho tiempo atrás, vivieron dragones, pero tras ser exterminados por los clanes, el único recuerdo que queda de ellos son sus pálidos esqueletos en las fetchlands. Esta colección grande cuenta con dos planeswalkers ya conocidos previamente: Sorin Markov y Sarkhan Vol. El primero de ellos, después de resolver algunos problemillas en su hogar, Innistrad, siguió caminando entre planos para encontrar algún modo de volver a encerrar a los Eldrazi y evitar así la aniquilación del multiverso. El segundo, simplemente siguió unas voces desconocidas de su cabeza.

Y es que Tarkir es el lugar de nacimiento tanto de Ugin como de Sarkhan. Sorin quiere volver a reunir a los planeswalkers que consiguieron encerrar inicialmente a los pepinardos, pero no sabe dónde se encuentra ninguno de ellos. Así que empieza yendo al lugar de nacimiento de uno de ellos, pero se encuentra, como se puede ver en la carta Revelación amarga, con que está muerto. Y con ello, tal vez el destino de todos los planos. 

Bueno, muy muerto parece que no. El segundo planeswalker, Sarkhan, pertenecía a la horda Mardu y descubrió, tiempo atrás, que podía transformarse en un dragón. Por eso abandonó Tarkir y se fue en busca de más dragones como él. En un primer momento llegó al plano de Jund, que estaba bastante poblado de estos bichos. Allí, un dragón planeswalker muy intrigante, Nicol Bolas, se metió en su mente y lo manipuló para sus malvados planes (que no se saben todavía, pero que también tienen que ver con los Eldrazi dado que Sarkhan apareció también en la tercera expansión de Zendikar). Una vez Sarkhan se hubo librado de las voces de Nicol Bolas de su cabeza, empezó a escuchar otras diferentes, las que aparecen en la común Voz del tormento. Y quien habla no es otro que Ugin.

Sarkhan volvió a Tarkir siguiendo la voz de Ugin en su cabeza. Según Nicol Bolas, el dragón espíritu está, efectivamente, muerto. Su esqueleto es el Nexo de Ugin, un artefacto mítico que tal vez tenga cabida en algún mazo bizarro con Time Sieve.


 

Destino Reescrito

El bloque de Tarkir tendrá tres expansiones: una grande (Kans), una pequeña (Destino Reescrito) y otra grande (de la que no se sabe nada). Las constantes referencias a Ugin, tanto en las cartas antes citadas como en la Espada de fuego fantasmal (creo que cualquier día da la sorpresa y se dispara) ya hacían sospechar que la última expansión del bloque iba a dar un giro, como así hizo Levantamiento de los Eldrazi, y ser una expansión basada en los hechizos incoloros. El cambio en la política de rotaciones de Estándar (bloques de dos expansiones) y que los responsables de Wizards hayan sugerido que Ugin aparecerá como planeswalker prácticamente confirma todo esto, así que al loro.

Argumentalmente, parece que el esqueleto de Ugin, como poderoso planeswalker que fue, permite hacer viajes en el tiempo (de ahí que el Nexo de Ugin juguetee con los turnos extras). Sarkhan, pues, volverá al pasado de Tarkir para evitar la muerte de los dragones y reescribir el destino (de ahí el nombre). ¿Lo conseguirá? Es evidente que sí, si no no tendríamos a Ugin en la tercera. La pregunta que todos nos hacemos está clara: ¿será tan bueno como Karn?

L M M J V S D
 4
56711
12131418
19202125
262728 

Esta semana

    Síguenos en Facebook