Dentro de pocos días saldrá a la venta la tercera expansión del bloque de Tarkir, Dragones de Tarkir. Al igual que Avacyn Restituida, estará basada en un tipo de criatura en particular, el dragón, que, según Wizards, es el más popular del Multiverso. La temática gira en torno a los cinco dragones legendarios que aparecieron en Destino Reescrito, los cuales, debido al cambio de la historia que Sarkhan cometió, ahora lideran los antiguos clanes en lugar de los khans. Lo curioso es que sus nuevas versiones tienen como tipo de criatura “Elder Dragon”, “Dragón anciano” en castellano, algo que a los jugadores más veteranos les traerá recuerdos de 1994.

En este artículo hablaremos sobre los dragones de Magic, sobre sus curiosidades y sobre esos dragones legendarios que tuvieron gran importancia argumental. Como diría Cloud, “¡Allé vamos!”

Curiosidades

Actualmente, existen 128 dragones diferentes, más dos planeswalker dragón, Ugin y Nicol Bolas. La mayoría de ellos son rojos; solamente 30 son de uno o más de los otros colores. De hecho, el primer y más emblemático dragón de todos era rojo, el Dragón shivano de Alpha (y de muchas otras colecciones básicas). Y frente al Shivan, el dragón más común del juego, está el más raro, el Shichifukujin Dragon, del que solo existe una copia. Este lagarto de nombre impronunciable se imprimió para regalar en la tienda más grande de Japón, la Tokyo's DCI Tournament Center, cuando Magic empezó a imprimirse en japonés (1995). La nomenclatura rimbombante es, ni más ni menos, que la denominación de los siete dioses de la buena suerte de la mitología nipona; fue una especie de san Pancracio regalado por Wizards a la tienda en cuestión.

 

La popularidad de los dragones hizo que fueran recurrentes en todos los bloques de Magic, aunque algunas expansiones (Arabian Nights, Antiquities, The Dark, Fallen Empires o Homelands, por ejemplo) no tuvieron ninguno. De hecho, en el bloque de Lorwin solo hay uno, el Dragón loma espinosa; en el de Era Glacial hubo que esperar a su Ola de Frío para encontrar también el único, Dragón escama escarchada. Sin embargo, la buena fama que tienen estos bichejos hizo que bloques como el de Theros o el de Innistrad, donde pegaban poco argumentalmente, tuviesen uno por colección. Incluso el primer From the Vault fue el Dragons.


Es curioso también que existen dragones que no lo parecen y cosas que parecen dragones, pero que no lo son. Son dragones la Elder Land Wurm, un bicho muy clásico, o el Guardián de los menhires, de Máscaras de Mercadia. Y no es dragón, a pesar de su aspecto y de su nombre, el Dragón de vapor, de Antiquities. Vivir para ver...


 

Los Elder Dragons

Después del Shivan, los primeros dragones que aparecieron fueron los llamados “Elder Dragons”, en Legends. Todos ellos eran unos pepinardos tricolor (con las combinaciones de Alara) que bajaban por 8 manás – dos incoloros y dos de cada uno de sus colores – y que tenían un coste de mantenimiento de tres manás, nuevamente uno de cada. Arcades Sabboth, Palladia-Mors, Chromium, Vaevictis Asmadi y Nicol Bolas (en su forma de criatura) fueron los terrores aéreos de los primeros años del Magic, aunque ahora no asusten ni un pelo. El formato que hoy es Commander se inició, precisamente, con estos dragones; en un primer momento se conocía como Elder Dragon Highlander (EDH) y los únicos comandantes posibles eran ellos cinco.

 


Según la ambientación, milenios atrás hubo una gran guerra entre todos los dragones de Dominaria, el plano principal del Multiverso, la llamada Guerra Dragón. Al acabar, solamente cinco, que eran hermanos entre sí, quedaron con vida; de esos cinco, los antes citados y presentes en Legends (y Chronicles) descienden todos los demás dragones y dracos (que son más pequeños y débiles). Bueno, en realidad sobrevivieron más dragones, pero al haber sido derrotados se les arrancó las alas, lo que fue muy humillante para ellos. Estos dragones sin alas son las sierpes; la primera fue la Elder Land Wurm, también de Legends, de la misma época que los dragones ancianos. Esa depresión posderrota es la que explica su habilidad de que solo puede atacar si ha bloqueado, si se ha despertado de su sueño.


En distintas batallas posteriores, cuatro de los cinco dragones ancianos murieron. El único restante, Nicol Bolas, se convirtió además en caminante de planos. Es el ser más intrigante de todo el Multiverso y está detrás tanto de la fusión de Alara como del levantamiento de los Eldrazi. Fue él quien mató a Ugin, lo que obligó a Sarkhan Vol a cambiar la historia para resucitarlo. Seguro que lo volveremos a ver, tal vez incluso en el nuevo bloque de Zendikar.

 

Otros ciclos

El pack de cinco dragones de distintos colores o grupos de colores se usó más veces a lo largo de Magic. Los primeros fueron los de Espejismo, muy, muy flojitos (Dragón de la enramada, Dragón de las catacumbas, Dragón de las brumas, Dragón perlado y Dragón volcánico), todos ellos 4/4 por 6 manás. Mucho más tarde, el siguiente ciclo de dragones, esta vez tricolores y legendarios, apareció en Invasión. Darigaaz, Rith, Treva, Dromar y Crosis se plantearon como la renovación de los Elder Dragons de Legends, tanto argumentalmente como en diseño. Los cinco dragones legendarios de Invasión eran todos 6/6 voladores por 6 manás, tres incoloros y uno de cada de sus colores; cada uno tenía una habilidad disparada relacionada con su color central para la que había que pagar 2 incoloros y uno de ese color, como descartar la mano (Crosis – negro) o poner saprolines (Rith – verde).


En el bloque de Invasión se narra la llegada de los pirexianos a Dominaria, la cual intentaban conquistar (como luego hicieron exitosamente con Mirrodin). Darigaaz, un poderoso dragón shivano, escuchó una leyenda antigua que decía que existieron cinco poderosos dragones en Dominaria, uno por color, y que sus restos estaban distribuidos por todo el plano (no eran los Elder Dragons, sino otros). Sacrificando otros dragones o seres menores cerca de sus cuerpos, se podía conseguir que resucitasen reencarnados, lo que supondría la victoria final frente a los pirexianos. Efectivamente, sacrificando otros dragones hizo nacer a Rith, Treva y Dromar, renacimientos de los dragones primigenios. Descubrió, además, que él mismo había nacido de la muerte voluntaria de su madre como la reencarnación del dragón rojo. Para traer a Crosis, el más poderoso, se sacrificaron los otros cuatro, a los cuales luego el dragón negro resucitó. Sin embargo, para disgusto de Darigaaz, el poder combinado de los cinco era tan enorme que se convirtieron en tiránicos señores de Dominaria, ignorando la lucha contra Pirexia. Así, como se puede ver en el Terminar de Transmigración, el dragón se suicidó tirándose a un volcán para así debilitar a los otros cuatro y que pudieran ser derrotados por el Vientoligero.

 


Otro ciclo de dragones relevantes fue el de Kamigawa, el de los dragones espíritu: Yosei, Keiga, Kokusho, Ryusei y Jugan. Esta vez eran 5/5 por 6, y el maná coloro era 1, 2 o 3, según cada uno. La época de Kamigawa fue verdaderamente tenebrosa en lo que respecta a las cartas que se utilizaban: Kokusho era imprescindible en cualquier baraja con negro, Yosei y Keiga se jugaban bastante. Argumentalmente, el plano de Kamigawa gira en torno a la lucha entre los mortales y los espíritus (llamados kami), cuyo jefe es una serpiente gigante llamada O-Kagachi (sale representada en el Final Judgement). Los cinco dragones espíritu, a pesar de ser kamis, se aliaron con los humanos y defendieron los lugares donde habitaban.


 

Tarkir

En Tarkir, evidentemente, los dragones son mucho más importantes en todos los niveles de lo que lo fueron en los demás planos y colecciones. De hecho, una de las mecánicas que trae Dragones de Tarkir es la de mostrar criaturas de ese tipo de la mano para potenciar hechizos o habilidades. Esta tercera ampliación es paralela a Khans de Tarkir en el sentido de que es su presente alternativo, en el que los dragones no se extinguieron y los khanes fueron derrotados.

Sorin llegó a Tarkir buscando a Ugin para volver a detener a los Eldrazi, pero Nicol Bolas lo había matado. Sarkhan volvió atrás en el tiempo y evitó el draconicidio; al hacerlo, consiguió que los khanes del momento no venciesen a los dragones. Shu Yun, el khan de los Jeskai, organizó una tensa reunión con los khanes de los otros clanes (Tasigur, Atarka, Yasova y Reyhan de los Abzan) para proponer una alianza contra los dragones. Reyhan dijo que otro Abzan, Dagatar, se había proclamado khan y la mayoría del clan lo había seguido. Estaban bajo la protección de un dragón, Drómoka, que les había prometido destruir a los otros clanes.

 

Durante esta reunión, dos dragones, Ójutai y Sílumgar, atacaron la fortaleza Jeskai. Tasigur huyó, pero los Jeskai y los khanes lucharon contra los dos dragones. Después de que el dragón azul y blanco hubiese masacrado a la mayoría de los Jeskai, Shu Yun pactó con él que, a cambio de que respetase la vida y el conocimiento de los demás monjes, daría su vida y disolvería el clan. Así fue. Tasigur se reveló como un traidor: había ayudado a Sílumgar a cambio de poder. El codicioso dragón mató al khan, lo disecó y se hizo un macabro collar con su cuerpo, para luego hacerse él el jefe de los Sultai. Los clanes Mardu y Temur sufrieron también un cambio parecido. Así, los cinco dragones legendarios de miles de años atrás derrocaron a los khanes y se convirtieron en los líderes de los clanes, a los que rebautizaron con sus nombres (aunque colateralmente los clanes también perdieron un color). Cientos de años más tarde, ahí están, como los nuevos Elder Dragons.

L M M J V S D
 4
56711
12131418
19202125
262728 

Esta semana

    Síguenos en Facebook