La maestría del marketing de WotC

Algo que siempre me ha sorprendido de Magic es que siendo un juego caro, en todo momento ha generado beneficios y sus ventas han crecido en los años de crisis. De hecho, Zendikar había sido la expansión más vendida de la historia hasta la salida de Innistrad, que la superó; y esta, a su vez, se vendió menos que Regreso a Rávnica. Es evidente que el departamento de marketing y publicidad de Wizards hace un muy buen trabajo. Y eso que pocas veces se emiten anuncios por televisión; además de los de Salvat, solo recuerdo este, del año 2000 (no lo he encontrado en español):

 

 

Dentro del marketing, uno de los puntos que – creo – es más fuerte es que Wizards ha sabido adaptar su producto al cambio social mucho más deprisa que otras empresas. En este artículo hablaré de la cuestión de género en Magic, que en los últimos dos años incluso ha llegado a la normalización en esos mundos mágico-medievales de la homosexualidad y la transexualidad.

Capitanas, jefas y hechiceras

El otro día estaba charlando con una amiga que trabaja cuidando niños. Hablábamos sobre una de las películas más recientes de Disney, Frozen, cuyas protagonistas son dos princesas, Elsa y Anna, luchadoras y decididas, muy diferentes al prototipo clásico de princesa de la factoría. Ellas y otras nuevas (Tiana, Rapuntzel) apuntan a un tipo diferente de chica Disney, protagonista e independiente. En las películas de nuestra época, en cambio, el número de personajes femeninos siempre era inferior al de masculinos, y además solían ser “tontitas”: Bella, la Sirenita o incluso Yasmín (de Aladdín) eran todo un ejemplo a evitar para las niñas. Ya no hablemos de Blancanieves y de otras de antes de los 80. El cambio de tendencia parecía que llegaba con Mulán, de 1998, pero no fue así, ya que las siguientes películas (Bichos, Tarzán) seguían en la línea clásica. 

¿Y qué pasaba en Magic un año antes de estrenarse Mulán? Pues que salía a la venta la tercera expansión del bloque de Espejismo, Vientoligero, que abría el ciclo temático más largo del juego, el del Vientoligero (valga la redundancia). Esta línea argumental, que abarcó los ciclos de Tempestad, Mercadia e Invasión, narraba la historia de la tripulación del barco celeste Vientoligero, una nave que podía caminar entre planos (otro día hablamos sobre esta historia). La particularidad es que la capitana de esta nave era Sisay, una mujer, que además era negra (doble colectivo minorizado). Tras ella vino un número creciente de mujeres con importancia argumental, jefas, comandantes y luchadoras: Glissa, la elfa que atravesó Mirrodin para salvar el plano; Michiko Konda, de Kamigawa, que se enfrentó a los poderosos kami y venció; Thalia, que dirigía desde la primera línea de batalla las milicias de Innistrad contra los zombies, vampiros y hombres lobo; o Elspeth, que derrotó en combate al dios Xenagos. Y luego las terribles villanas: Phage, que casi arrasa toda Otaria con su cohorte de zombies; Oona, el hada hechicera; o la malvadísima Liliana, que se dedica a acabar con todos los demonios que la maldijeron.

 

  

Liliana y Garruk

Cuando empecé a redactar este artículo, una de las primeras cosas en las que pensé es en el número de planeswalkers mujeres con respecto al de sus compañeros varones. Tristemente, Wizards aquí no puede presumir de integración: hay el doble de hombres que de mujeres:

 

- Planeswalkers hombres (21): Ajani, Ashiok, Dak Fayden, Daretti, Domri Rade, Garruk, Gideon, Jace, Karn, Koth, Nicol Bolas, Ob Nixilis, Ral Zarek, Sarkhan, Sorin, Teferi, Tezzeret, Tibalt, Ugin, Venser y Xenagos.

- Planeswalkers mujeres (10): Chandra, Elspeth, Freyalise, Kiora, Liliana, Nahiri, Narset, Nissa, Tamiyo y Vraska.

 

En relación con los planeswalkers y con el género ocurrió un episodio bastante curioso que ya cité en su momento. En el argumento del bloque de Innistrad, Garruk perseguía a Liliana para vengarse por la maldición que ella había lanzado sobre él. Finalmente, en Avacyn Restituida se encuentran y se enfrentan. El combate, representado en dos encantamientos infrecuentes de la colección, se resuelve de una manera diferente en cada uno: en Triunfo de la crueldad, Liliana gana la batalla con sus poderosos hechizos; en Triunfo de la ferocidad, es Garruk el vencedor, gracias a su fuerza física. El caso es que – ya lo había comentado alguna vez – la ilustración de Triunfo de la ferocidad ofendió a muchas personas, ya que a su juicio era violencia de género o, incluso, una violación. Una de las responsables de comunicación de Wizards, Elaine Chase, se disculpó rápidamente por ello mediante un tweet:



 

En realidad, y esto es una opinión particular, no creo que haya violencia de género ahí. Decía JK Rowling (la autora de los libros de Harry Potter) que la magia es un elemento que supera las barreras tradicionales: en un combate cuerpo a cuerpo, los hombres tienen (en principio) más fuerza física que las mujeres, por lo que pueden abusar; en cambio, en un duelo de hechizos cuenta la habilidad y el poder mágico, algo independiente del sexo. Por otra parte, su protagonista y su antagonista también eran hombres...


 

 

Tarkir

Un paso más se dio en los últimos dos años, primero en Theros y luego en Tarkir. En el bloque de imitación helena hay una común, Guardianes de Meletis, que tiene una particularidad: es la primera referencia oficial a una relación homosexual dentro de Magic (por otro lado, muy común en la antigua Grecia). Desde luego, es atrevido. Y más en una sociedad como la estadounidense, donde el beso entre dos hombres en la serie The Walking Dead generó más polémica que los zombies, el canibalismo y la sangre. El texto de ambientación dice lo siguiente:

 

Las historias hablan de dos gobernantes enfrentados, cuyas muertes se celebraron y cuyos monumentos significaron el fin de sus guerras. En realidad fueron pacíficos amantes, cuya historia cayó en el olvido.

 

 

Pero esto fue hace un año. En Tarkir todavía llegaron más lejos. Para empezar, esta vez sí que hay mayoría de dragonas (Drómoka, Atarka y Kólagan) frente a dragones (Sílumgar y Ójutai), siendo además aquellas más fuertes. Los líderes de gremio, en principio, están equilibrados: frente a los varones Tasigur, Surrak, Shu-Yun, Zurgo y Dagatar, las mujeres Anafenza, Yasova, Sidisi, Narset y Alesha. ¿Alesha?

Alesha, la que sonríe a la muerte es la khan del clan Mardu en el pasado de Tarkir. Lo curioso es que es el primer personaje transexual del juego. Según lo que cuenta Wizards, nació hombre y era valeroso en el combate. A los 16 años consiguió matar a su primer dragón, lo que le permitieó bautizarse como guerrero mardu (igual que Zurgo es el Aplastacráneos). Pues escogió un nombre femenino y empezó a actuar como mujer; el resto del clan (ogros, trasgos y otros grupos poco intelectuales) la aceptaron como tal. Tiempo más tarde, llegó a ser khan.

    Síguenos en Facebook