Ensayo sobre la amistad, la soledad y la pérdida.

Craig Thompson me engatusó con Blankets. Desde que acabé su última página quise leer "Adiós Chunky Rice", sin embargo siempre me echó para atrás la reseña de Alan Moore en la contraportada al calificarlo como divertido. No quería una historia de Craig Thompson divertida, quería una historia tierna, profunda. Al final me decidí y me lo compré.

Y lo primero que se debe decir después de leer "Adiós Chunky Rice" es que Alan Moore estaba equivocado. La obra no es ni mucho menos divertida, ni cómica, al contrario, es triste, cargada de sentimientos en cada página. Los personajes parecen sacados de la parada de los monstruos, cada uno es más extraño que el anterior. El protagonista es una tortuga antropomórfica en un mundo de humanos, y su mejor amiga, una rata de ojos saltones. El resto de personajes no tienen desperdicio, cada uno está perfectamente caracterizado con el trazo claro y unas palabras muy medidas. La historia es una descripción continua de sentimientos, de emociones, donde se deben destacar la amistad por encima de todos. Una vez más, Craig Thompson no cae en una narrativa "pastelosa", sino que es capaz de evocar sentimientos "positivos" utilizando situaciones crueles y "negativas". Quizás trata de plasmar en el papel la antítesis de lo que quiere expresar, y para mi gusto, lo consigue con creces.

Después de escribir sobre Blankets y Adiós Chunky Rice tan sólo me queda comentar Cuaderno de Viaje, otra obra de Craig Thompson. Pero sin duda, con estas dos críticas ya podéis haceros una idea de que no nos defraudará.

L M M J V S D
 4
56711
12131418
19202125
262728 

Esta semana

    Síguenos en Facebook