Magic y la educación

Yo empecé a jugar a Magic en el año 2001, en el verano en el que pasaba de sexto de primaria a 1º de ESO. Fue el verano en el que salió a la venta Séptima Edición y en el que Odisea desplazaba a Máscaras de Mercadia en Estándar poco después del atentado de las Torres Gemelas. De esos años es también toda la polémica del asesino de la katana, un chaval pirado que mató a su familia supuestamente influenciado por el rol y los videojuegos. La prensa amarillista y carroñera dedicó programas y programas a convencer a las madres de lo peligroso que era que sus hijos tuviesen aficiones diferentes del fútbol o el cine, lo que implicó – fui testigo – que decenas de colecciones de Magic (con tierras dobles incluidas) se fueran a la basura. Yo insistía en que se aprendían idiomas y estrategia (tanto alabar al ajedrez), pero ni caso. Ya hablé hace tiempo al respecto (en esta web se puede encontrar “Magic y mamá”), pero ahora encontré una utilidad nueva, la literatura.

 

Revisando estos días mi colección de Magic encontré una carta que me llamó mucho la atención: Megrim (Jaqueca), de Fortaleza, de la cual tengo una copia en inglés, otra en francés y dos en castellano. Digo que me llamó la atención porque resulta que el texto de ambientación de la francesa es diferente al de las otras dos: en estas, hablan Crovax y Gerrard (personajes de Magic), mientras que en aquella (Céphalagie se llama) hay un poema: 

 

 

Dieu qui pour deux mille ans vouas à ta pâleur, 

cloués au sol, de honte et de céphalagies,

ou renversés, les fronts des femmes de douleur.

 

Dios que desde hace dos mil años consagras a tu palidez,

clavadas en el suelo de vergüenza y de jaquecas,

o desencajadas, las frentes de las dolientes mujeres.

 

El poema en cuestión es la última estrofa de La primera comunión, de Arthur Rimbaud (1854 - 1891), conocido como L'enfant terrible. Fue uno de los iniciadores del simbolismo y de las vanguardias (de ahí este poema tan raro) y es considerado uno de los poetas franceses más importantes. Desde luego, el traductor al francés demostró un gran interés en reivindicar su cultura. Esto me hizo reflexionar: ¿se podrá utilizar Magic para enseñar literatura? La verdad es que no lo sé; pero lo que sí he visto es que hay multitud de textos de ambientación que son citas literarias, e incluso algunas ilustraciones están inspiradas en libros conocidos. Seguramente, los profesores de Lengua y Literatura sabrán aprovecharlo. O, bueno, también sirven para hacerse el listillo delante de los amigotes, que siempre mola. En este artículo comentaré algunas de las que he visto, a ver qué os parecen.

  

Latín y griego

Empezamos con una dosis de lenguas muertas. En los bloques de Invasión y Odisea, Wizards hizo una cosa verdaderamente rara: las cartas de presentación de las seis expansiones se imprimieron en lenguas en las que Magic no existía. Las de Invasión (Kavu feroz), Transmigración (Phelddagrif buscador) y Apocalipsis (Desollador fungoso) estaban en latín, griego y sánscrito (la lengua clásica india), respectivamente; las de Odisea (Basilisco lengua de piedra), Tormento (Campeón de Laquatus) y Juicio (Gloria) lo estaban en árabe clásico, ruso y hebreo. Nos interesarán aquí el latín y el griego, claro.

 

La antigua Grecia se ve representada en Magic en el bloque de Theros. También escribí varios artículos sobre cómo los diseñadores habían adaptado la mitología y la cultura helenas de una forma, creo, magistral. Citas literarias griegas propiamente dichas conozco tres: en Fisura, en Dream Coat y en Arqueros Élficos. 

 

La Fisura, un instantáneo rojo que destruye la criatura o la tierra objetivo, tiene por texto de ambientación un extracto del Fedón, de Platón, en el que Sócrates reflexiona sobre la mortalidad del cuerpo (para luego introducir la inmortalidad del alma). Concretamente dice ¿Acaso la muerte no se traga al final todas las cosas? Bueno, se traga todas las cosas terrenas, porque las mágicas (artefactos y encantamientos) sobreviven. El Dream Coat, por su parte, recoge un fragmento de una elegía de Teognis, un autor menos conocido: Adopta el carácter del voluble pulpo, que toma la apariencia de la roca cercana. Ahora sigue en esta dirección, ahora cambia de color; es un aura que permite a la criatura encantada cambiar de color cada turno.

 

 

Pero la cita más curiosa es la de los Arqueros élficos, que aparece disfrazada como un texto de Magic: Había tantas flechas volando que difícilmente se podía ver el sol. Así que le dije al joven Angus: “Bueno, al menos ahora pelearemos a la sombra”. Una frase muy semejante es la que se pronuncia en la película 300, sobre la batalla de las Termópilas, con lo que podría parecer que Hollywood copió el texto de ambientación del bicho de Alpha. Pero no, resulta que ambas están basadas en los libros del historiador Heródoto (484 – 425 a.C.), que puso esa bravuconería en boca de uno de los combatientes griegos contra los persas.

 

 

De Roma y del Renacimiento italiano también hay varias referencias; Séneca, por ejemplo, aparece tres veces - en el Soltari Priest promo, el Portador de larvas de Octava y el Dark Tutelage – aunque la última resulta especialmente irónica ya que el filósofo murió por ser precisamente el tutor y consejero del emperador Nerón, el cual, en su locura, ordenó que se suicidara. Pero me gusta más el Underworld Dreams de Legends: en su ilustración aparecen nada más y nada menos que Virgilio y Dante, en el descenso de este al Inframundo en la Divina comedia. Concretamente, es el castigo a los lujuriosos: su apetito insaciable se paga en el Infierno con lluvias de lava; ese apetito es el afán por tener cartas y la lava, la que hace el punto de daño. El texto de ambientación es del Premio Nobel de Literatura indio Rabindranath Tagore.

 

 

La otra que me gusta es el Kavu feroz. Bueno, en su nombre en latín, Kavu furens. Además de estar en un latín correcto y completo (preposiciones, adverbios, nexos), y de tener vocabulario específico (animal como criatura, festinatio como prisa) los diseñadores introdujeron palabras nuevas en la lengua latina: Yavimaya-Yavimayae y kavu-kavu, las cuales se declinan en la caja de texto; de hecho, creo que es la primera carta no legendaria que se hace referencia a sí misma con un nombre diferente, Kavu furentem (en acusativo) frente a Kavu furens (nominativo). Para los profes de latín, se me ocurre un ejercicio interesante con este bicho, que es el de preguntarles a los alumnos de qué declinación y género es la palabra kavu y por qué. No aburriré a los demás con la idea. Por otro lado, la fecha en números arábigos es todo un patinazo.

 


Shakespeare y otras citas

Además de las latinas y las griegas, en Magic hay muchas otras citas de escritores y libros conocidos. Decía Biez Corp en uno de sus vídeos que existía una carta, Jabalíes del bosque de Durk, que tenía como texto de ambientación un fragmento bíblico. Efectivamente, son los cerdos malditos del Evangelio de san Marcos. Pero hay muchas más (atentos, profes de Religión): el Caballero andante de Starter 1999 incluye uno de los Proverbios del Antiguo Testamento: A la gloria precede la humildad. El Leviatán de Serovia está inspirado, como su texto de ambientación indica, en el libro de Job; la Revelation, aparte de representar en su ilustración la Anunciación de la Virgen, cita una profecía del Eclesiastés; y, en el Part Water, ilustración, texto y efecto son el famoso episodio de Moisés abriendo el mar Rojo. 



 

Textos propiamente literarios los hay a porrillo. Por ejemplo, en el Hellfire, una carta que destruye todas las criaturas que no son negras, la ambientación es una cita del Paraíso perdido de John Milton, un ensayo filosófico sobre la pérdida de la bondad humana. La descripción de los muertos del mar de la Balada del viejo marinero de Samuel Taylor Coleridge anuncia unos espeluznantes Zombies dañinos. El Frankenstein de Mary Shelley aparece tanto en carta en el Frankenstein Monster como en texto de ambientación en el Greater Good de Novena Edición. El kraken de 20 000 leguas de viaje submarino de Julio Verne es el Pulpo gigante de Séptima Edición. Y Fausto, un personaje clásico de la cultura alemana, que bebió una poción que le dio el Demonio para tener sabiduría infinita a cambio de su alma, es citado precisamente mientras bebe la poción en la Syphon Soul de Legends. Y así decenas y decenas más.

 

 

Pero el literato que más veces aparece en Magic es, como no podía ser de otra manera, William Shakespeare; aunque considero que Cervantes podría haber ambientado por lo menos un par de comunes. Shakespeare es citado en 18 cartas diferentes - Búmerang, Castillo, Cobardía, Oscuridad, Cosecha temprana, Destierro sombrío, Ángel exaltado (Juez), Devouring Deep, Firestorm Phoenix, Mago de fuego, Dragón de ébano, Forma gaseosa, Cachorro de chacal (Juez), Fuerza de gigante, Hada de la luna, Naturalizar (Octava Edición), Hacer caso omiso y Acción perniciosa (Juez). Sus obras más conocidas (Otello, Hamlet, Romeo y Julieta, Macbeth, etc.) aparecen ahí.

 

 

Arabian Nights y las Mil y una noches

Aún así, el compromiso más fuerte de Magic con la literatura lo tienen tres expansiones concretas: Arabian Nights, Espejismo y Visiones. Arabian Nights, la primera ampliación de Magic, está basada en el libro favorito de Richard Garfield, las Mil y una noches. Es una colección de cuentos tradicionales árabes que se publicó por primera vez a principios del siglo XIV y que se considera la obra fundamental de la cultura musulmana. Entre otras historias, en las Mil y una noches encontramos a Simbad el marino, Alí-Babá y los cuarenta ladrones, o Aladino y la lámpara maravillosa. 

 

El hilo conductor de la historia es totalmente medieval y no apto para niños: resulta que el sultán tiene la costumbre de casarse y de aburrirse rápidamente de sus mujeres, así que después de la primera noche, las decapita y se casa otra vez. Su esposa número 3000 es la princesa Sherezade (o Shahrazad, tal como se transcribe en inglés), la cual, para mantenerse con vida, le cuenta cada noche un cuento al sultán. Al final de cada cuento, la mujer hace referencia al siguiente para que así su marido se quede con la intriga y decida no cortarle la cabeza. Después de contarle 1001 cuentos (uno cada noche), el sultán entiende que su concubina es de utilidad y se casa con ella. Olé por la igualdad sexual en el siglo XIV. La princesa Sherezade tiene su propia carta diseñada por el propio Richard Garfield, Shahrazad, un conjuro que empieza una partida nueva de Magic con el resto del mazo (para que Magic, como los cuentos, no acabe nunca). De hecho es una de las cartas emblema de Arabian Nighs y está tanto en la caja de sobres como en otros productos de merchandising.

 

 

Es bastante curioso ver lo bien ambientadas que están las cartas. Por ejemplo, Alí Babá gira muros (como el protagonista del cuento, que abría la puerta donde se guardaba el tesoro de los ladrones) y Simbad hace robar tierras (en referencia a sus viajes). Aladino es todavía más gracioso: además de tener su lámpara (Aladdin's Lamp) y su genio (Juzám Djinn), él mismo aparece como carta; contrariamente a la imagen que nos ha dado la película de Disney, es un adolescente chino (muy claro en su carta, Aladdin) que tenía también un anillo que invocaba un genio menor, al que usaba como guardaespaldas (Aladdin's Ring)

 

 

 

Espejismo y la Canción de amor del día y la noche

A diferencia de lo que hemos visto hasta ahora, la literatura de este último apartado es propia de Magic, no una adaptación ni una cita. Se trata de la Canción de amor del día y la noche, algo que a los jugadores más veteranos les sonará. Es un poema de amor entre, precisamente, el día y la noche, que en muchas culturas africanas (como la egipcia) están personificadas. Dos amantes, un guerrero y una sacerdotisa, se comparan con ellos. Espejismo y Visiones se desarrollan en el plano de Jamuraa, ambientado en África, y este poema, una canción tradicional de los habitantes del plano, transmitida oralmente, se encuentra por fragmentos en 17 cartas de ambas expansiones (con algún texto añadido). Concretamente y por orden, Village Elder, Wild Elephant, Kukemsa Pirates, Early Harvest, Zebra Unicorn, Remedy, Panther Warriors, Flare, Simoon, Zhalfirin Knight, Blinding Light, Femeref Knight, Chariot of the Sun, Mortal Wound, Sands of Time, Summer Bloom y Unfulfilled Desires. Aunque en inglés rima, la escribiré en castellano para que se entienda; se alternan la noche (él, en negro) y el día (ella, en azul) en cada estrofa:

 

Ponte las mejores ropas, tus rojas y violetas bufandas de lana.

Lévame a la fiesta, donde bailaremos hasta el amanecer.

Los enanos tocarán sus tambores de piel de cebra y de árboles huecos,

mientras los zancudos actúan y el músico toca su flauta de bambú.

 

Y más tarde en la noche, los poetas y los cuentacuentos nos entretendrán,

nos deleitarán con sus palabras bailantes, mientras escuchamos, atrapados por el fuego.

Encántame con tus cuentos. Háblame de Árbol, Hierba, Río, Viento.

Dime por qué Verdad lucha contra Mentira, y por qué Verdad siempre gana.

 

Te contaré las historias de mi padre: cómo la mantis gigante burló la Muerte

estando quieta como un árbol caído; cómo los elefantes arrollaron

el cachorro de leopardo, y su padre, aunque lo sabía, mató nueve cabras en su lugar;

cómo los piratas apostaron con un djinn y perdieron más que oro.

 

Esta noche comeremos un gran festín. Crema de maíz dulce no es suficiente. 

Pelemos papayas, piñas, y mangos; bebamos leche de coco,

horneemos plátanos. Cenaremos donde los cocodrilos, aves salvajes y tortugas,

quizás un hipopótamo – solo si puedes capturarlo primero.

 

Construiré un palacio de piedra. Dos guardias con cabeza de hipopótamo nos servirán,

y los tigres nos traerán la comida. Capturaré cebras voladores,

para ti, y tendré en el establo todo tipo de unicornios.

Mariposas y salamandras decorarán tu jardín.

 

Fabricaré largos collares para ti, azules, el color que solo los reyes pueden llevar,

Tallaré una leona de talco, una caja de madera para guardarla,

adornada con amuletos de zafiro, plumas de avestruz, marfil.

Estas cosas te protegerán cuando me haya ido, recordándote mi amor por ti.

 

Tu voz resuena como el canto de un pájaro, cada palabra es una dulce, suave nota.

Cuando corres eres graciosa y ágil, elegante como una poderosa pantera.

Camaleón misterioso, eres mil mujeres a la vez,

fuerte como una leona, pero gentil como una gacela.

 

En nuestro último día juntos, atravesemos las praderas.

Coge mi mano y andemos lentamente, contemplando todo como niños.

Andemos en la llanura de Daraja, donde los leopardos cuelgan de los árboles, 

con sus colas meciéndose en la sombra, cerca de las aldeas de los elfos.

 

Glorioso, andar atravesando las sabanas con mi amada.

Un león camina altanero, un general entre sus tropas,

acampando la noche previa a una batalla. Una serpiente de colores salta

de rama en rama, malvada, siguiendo el camino a la aldea.

 

En el bosque, el fuego iluminará el cielo y las nubes negras no sostendrán su peso.

La sagrada mona blanca y negra agarrará a sus hijos y esperará.

El amor, como el relámpago, golpea de repente. Enciende el corazón con luz,

su fuego se extiende, se dobla, se expande, golpea y rompe tus escondites.

 

Recuerdo tus ritos sagrados. Tú eras tan rara, tan madura,

tan firme, tan seria, todo brazos y piernas. Te fuiste como niña,

pero volviste como guerrera. Te marchaste con las otras - 

tu pelo era corto, tu ojo tatuado con el triángulo rojo de la guerra. 

 

Mañana me iré, mi amor. Tatuaré mi cabeza con trenzas.

Mi escudo llevará un sol brillante para que siempre estés conmigo.

Cubierto de oro, brillará como las brasas ardientes. Volveré

con piel de lagarto para tus sandalias. Píntate tus ojos de negro y espérame.

 

Yo soy el sol, tú eres la luna. Dondequiera que vayas, yo iré,

siguiéndote por el vasto cielo, mientras yo viva y tú me ames.

El sol sigue a la luna hasta que ella se cansa, entonces la lleva hasta que se recupera,

y corre con él otra ves. Te llevaré, también, mi amor.

 

Mi amor, no somos el sol y la luna. Somos Día y Noche.

Los viejos dicen que Día es una mujer, que trabaja solo cuando hay luz.

Cuida de sus cabras y pesca, atiende sus campos de dorado maíz,

enseña a los niños qué es justo y los protege de la cobra.

 

Día ama a Noche, que trabaja en la oscuridad, camina por la línea blanca del cielo

recogiendo estrellas con sus rápidos brazos, guardándolas en una cesta,

como un niño captura lagartos y los guarda en un frasco

hasta que el frasco está lleno de lagartos, hasta que la cesta derrama luz.

La noche lleva una capa negra marcada con fuego, salpicada de brillantes estrellas.

Al amanecer y al anochecer, él [Noche] espía a su amor. A través del horizonte,

se vislumbran mutuamente. Se lanzan besos, lloran. 

Sus lágrimas bañan Jamuraa. Mezcladas con sangre, tiñen todo de rojo.

 

Pero una vez, con la ayuda de un mago, el Tiempo se paró y Día se quedó quieto.

Noche cayó sobre Jamuraa, se llevó al Día en su capa oscura.

Con su abrazo milagroso, los dos se volvieron Uno. Hasta que,

empujado por los brazos de Día, Noche se hundió.

 

Yo no te dejaré, mi amor.

 

Nuestro amor es como el río de un verano lluvioso:

con un poco que llueva, inunda las cosechas y los campos.

Pero pronto se evapora con el calor. Como Día de Noche,

viviré apartada de ti, solo vislumbrándote a través del cielo,

porque no puedes cambiar, mi amor, ni yo tampoco.

Esta semana

    Síguenos en Facebook