Impact 2015

Este sábado se celebró en Ferrol el Impact, el torneo de Legacy gallego anual que se celebra en verano y que suele estar muy concurrido. Este año se batieron: 105 jugadores y 2 jugadoras - para que luego digan que en Magic no hay chicas – nos enfrentamos en un día para recordar. Una buena publicidad y unos generosos premios dieron su fruto, la verdad; por mi parte, quedé muy contento con todo. De los once que vinimos de Vigo, el que llegó más lejos fue Miguel Ángel Dapía, el finalista, que seguramente nos contará sus experiencias en breves, y que entre esto y el Pro Tour al que asistió se consolida como uno de los mejores jugadores de Galicia. Mi resultado fue más modesto, un 5-2, pero lo suficientemente relevante como para escribir un report al respecto.

 

El mazo

Según la sabiduría popular, los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Si le preguntas a un niño cómo ganar una partida de Magic, seguramente te conteste que bajando criaturas grandes y atacando con ellas. Pues Emrakul que te crió, pagado religiosamente por 15, como hago en Modern.

 Emrakul, the Aeons Torn


En realidad escogí Post Ramp porque es un mazo sorprendente y muy sólido contra estrategias Control y Aggrocontrol, como BUG, Jund o Milagros, que son barajas que en Galicia tienen bastante popularidad. Fue una elección arriesgada, ya que los mazos de combo son pairings dificilísimos: ANT, High Tide o cualquiera de Show and Tell son prácticamente imposibles, mientras que Dredge y Elfos no son plato de buen gusto, pero con el banquillo aún se pueden llevar. Hubo un motivo secundario ya de carácter emocional: una de las pocas cartas de Legacy que no tengo es Candelabra of Tawnos; dado que en el Impact se permitía el uso de 5 proxis, decidí aprovecharlo para jugarla. La lista que escogí fue una que copié de un top de Tc Decks, con el único cambio de eliminar su carta 61, un Kozilek, y sustituir los bosques por bosques nevados:

 

1 Emrakul, the Aeons Torn

1 Ulamog, the Infinite Gyre

3 Oracle of Mul Daya

4 Primeval Titan

4 Crop Rotation

2 Natural Order

4 Ancient Stirrings

4 Explore

2 Ugin, the Spirit Dragon

2 Candelabra of Tawnos

3 Pithing Needle

3 Sensei's Divining Top

 

1 Dryad Arbor

1 Eye of Ugin

1 Maze of Ith

1 Karakas

4 Vesuva

4 Cloudpost

4 Glimmerpost

4 Windswept Heath

3 Savannah

4 Snow-Covered Forest

 

Sideboard

1 The Tabernacle at Pendrell's Vale

1 Glacial Chasm

1 Bojuka Bog

1 Pithing Needle

1 Oblivion Ring

1 Oblivion Stone

1 All is Dust

2 Sacred Ground

3 Leyline of Sanctity

3 Rest in Peace

 

El funcionamiento del mazo es muy claro: juntar tierras y lanzar a Emrakul. Con cuatro Cloudpost o Vesuva ya está, pero también con algún Cloudpost, Glimmerpost y bosques. Para ello contamos con la inestimable ayuda del Primeval Titan, un finisher en sí mismo, que permite conseguir ingentes cantidades de maná o de vidas tutoreando los posts correspondientes (he ahí la explicación de la Dríada Enramada y el Natural Order). También funcionan como amenazas Ulamog y Ugin; este último, que entra a una velocidad supersónica, es prácticamente partida contra la mayoría del formato. Creo – luego lo diré en las conclusiones – que habría que incluir más copias de base o de banquillo.

 Primeval Titan


Por el camino hay costes bajos variados. Los primeros turnos suelen ser de Cloudposts y Vesuvas girados; dado que los mazos de Legacy no son excesivamente agresivos, lo habitual es que los Glimmerpost amortigüen las tortas hasta estabilizarnos. En estos primeros turnos es importante el Explore, ya que mete más Cloudposts girados y permite lanzar Titanes y Ugin tempraneros (si entran, suele ser partida). El Trompo también es una muy buena carta que querrán cortar siempre y que combina muy bien con el Oráculo de Mul Daya, el coste intermedio. Los Ancient Stirrings tienen el mismo papel que en la Tron de Modern: buscar tierras en los primeros momentos, finishers a alta partida; son peores aquí porque la amenaza rápida aquí es el Titán, no Karn. Las Candelabras, por su parte, aceleran los eldrazis y, sobre todo, los Ugin, que son Iras de Dios.

 

Completan los hechizos dos cartas que merecen un par de líneas: Aguja medular y Rotación de cosechas. Uno de los mayores problemas que tiene la Post es el Erial, el cual, desgraciadamente, se juega muchísimo. Es por ello que esta baraja lleva tres Agujas, cuyo primer objetivo será ese salvo que haya una constancia absoluta de que el oponente no los lleva. Contra combo, muchas veces lo ideal es lanzarse a pinchar fetchlands a ver si aciertas. La Crop Rotation, además de aliviar el peligro del Erial, también sirve para buscar protección como Karakas y Maze of Ith, vidas con la Glimmerpost o, post side, Tabernacle, Glacial Chasm o Bojuka Bog. Es un peligro porque un counter es no solo un 2x1, sino un retraso de tierras bastante importante. Mucho ojito.

 Rotación de cosechas


En lo que respecta a las tierras, el blanco está exclusivamente para el banquillo, por lo que nada de buscar Savannah en la primera partida. La Dríada sirve tanto para el Natural Order como para proteger al Titán o, en menor medida, a Ulamog de las Lilianas. El Ojo de Ugin, uno de los objetivos claros del Titán, en más de una ocasión sirve para ser activado y lanzar el Eldrazi el mismo turno, habida cuenta de las ingentes cantidades de maná incoloro que producen los Post. Finalmente, la explicación de los Bosques nevados es la siguiente: algunas versiones de este mazo llevan Into the North (un Rampant Growth a tierras nevadas) para buscar bosques nevados o Dark Depths; siempre es bueno despistar al oponente y que piense que juegas otra cosa (que tire una Aguja medular nombrando Escenario de actores, por ejemplo). Puro mind trick.

 

El banquillo está compuesto por tres tierras tutoreables con la Crop Rotation y doce hechizos. El Tabernacle, desgraciadamente, es imprescindible para poder ganarle a Elfos y muy útil contra otros emparejamientos como Trasgos. Más imprescindible es la Glacial Chasm, que proporciona los turnos necesarios para estabilizarnos y calcar el Ugin reiniciador de la partida. La Bojuka, aunque parezca tentadora contra Goyfs y cosas así, creo que solo debería banquillearse contra estrategias claramente de cementerio, como Dredge, Loam y Reanimator. El cuarto pincho contra los Eriales; un solitario Oblivion Ring como medida desesperada contra Show and Tell; Oblivion Stone y All is Dust como reiniciadores; Leyline of Sanctity contra Monorroja sobre todo; Rest in Peace contra cementerios y para contener Deathrites y Goyfs; Sacred Ground contra Erial y otros petatierras, como Cataclismo, Armaguedón o Sueños devastadores.


 Glacial Chasm

 

Ronda 1: Sultai Delver

Las Sultai no son unos arquetipos especialmente difíciles de vencer; mucho más las versiones controleras de Jace y Ancestral Vision que las de Delver, que pegan más y a veces no dan tiempo a reaccionar como es debido. Los Eriales molestan, Liliana molesta (sobre todo porque no se la puede matar salvo con Ugin, así que va a estar ahí creciendo y gocheándose). Eso sí, colar cualquiera de las amenazas supone prácticamente ganar la partida. El objetivo, pues, es aguantar hasta colar un pepinardo asesino. Contamos con la ventaja de que sus Abrupt Decay, Disfigure y Dismember son casi cartas muertas, y los Daze y Pierce son muy evitables. Eso sí, dos Eriales nos mandan al hoyo directos.

 

Me quedé una mano de Brezal, bosque, Vesuva, Stirrings, Trompo, Crop Rotation, Oráculo. No tenía Post, pero la mano era bastante competente para encontrarlo, y al tener una Vesuva, luego ya empezaría a multiplicar los manás. Salió de Verdant – Underground - Thoughtseize a Trompo, así que me torció el plan; sin embargo, mi oponente leyó detenidamente varias de las cartas de mi mano, con lo que me dio la información de que no conocía el mazo. A partir de ese momento, lo que pensaba era que tenía que lograr que se deshiciese de sus counters y meter un Ugin o un Titán (una de las tierras a buscar debería ser Dríada Arbor para protegerlo de Liliana). Sin embargo, no vi Cloudpost y dos Eriales a sendas Savannahs me mandaron al hoyo.


 Erial


Colar un Trompo contra este tipo de barajas es muy importante; hacer que queme una Force of Will en él también es buena cosa, ya que es su única respuesta frente a Titanes (vía Natural Order o no) y frente a Ugin. Vale, sin el Trompo es más difícil encontrarlos, pero merece la pena. El Daze y el Pierce hay que tenerlos en cuenta en la primera partida, pero después, al ver las cantidades obscenas de maná, normalmente los quitan (el Pierce se quita menos porque corta muy bien los Explore, pero el Daze es digno de ser ignorado), no así los Tourach, del que llevan menos copias. Así que después es preferible lanzar Trompos y otros hechizos así a lo loco que esperar por si los quitan de la mano.

 

La segunda y la tercera partidas fueron muy parecidas. En la segunda contaba con la ventaja de que mi oponente no sabía qué tipo de amenazas le esperaban. Como vio Trompos, supuse que me esperarían Pierces y tal. El objetivo, nuevamente, era el de aguantar hasta calcar un Ugin o un Titán; si la partida se alargaba, un Eldrazi incontrarrestable. Por miedo a los counters quité las 4 Crop Rotation y las Natural Order por el cuarto pincho, los Rest in Peace (mantienen a raya a Deathrites, Goyfs y bichos de Delve) y los dos reiniciadores. Al ver que mi oponente no conocía bien las cartas del mazo, fui un poco zorrete y quité también las Candelabras por las Sacred Ground. Digo que fui zorrete porque las Sacred Ground, si hay Deathrite, no zafan del Erial: las puede exiliar con el trigger en la pila.


 Sacred Ground


Equilicuá, las dos partidas fueron muy semejantes: salida de Trompo cortada con Fow en ambas ocasiones y Ugin a un turno prudente arrasando con todo. En la tercera partida conseguí colar un segundo Trompo – ¡no tiene Force! - y mantener al Ugin en el top del mazo protegido de los quitacartas. Ronda ganada. Un punto para los eldrazis.

 

 

Ronda 2: Monoblack Dark Depths

El combo de Dark Depths, pese a lo impresionante que es, tiene muchas respuestas en cartas de base en todos los arquetipos: Erial, Karakas, Swords to Plowshares, Stifle… En mi caso, dos soluciones tutoreables con Crop Rotation: Karakas y Maze of Ith (aunque esta es más peligrosa). Me había quedado una mano con varias Post y Trompo empezando él, que salió de Pantano – Expedition Map (lo que me descolocó, no sabía a qué me estaba enfrentando). Según avanzaron los turnos, bajó Confidente, Urborg y Dark Depths, mientras que yo, una Oráculo. Cuando vi la tierra de Coldsnap, bajé una Aguja y pinché la Vampira, pero también combaba con Escenario de actores. El turno en que bajó esa tierra y ya me daba por muerto, me puse a buscar, con Trompo, fetches y Oráculo, la Crop para Karakas u otra solución bizarra que se me pasó por la mente. Y esa fue. Bajé Glimmerpost, me puse a 24 y di turno. Puso a Marit Lage y me pegó. Trago. Turno siguiente: Ugin y -2. Exilio ese token negro indestructible. Siete Lightnings incoloros más tarde, gané la partida.

 Marit Lage Token (Black 20/20)


Es un pairing fácil, sin counters, a pesar de que el oponente sabía pilotarlo bien y había testeado contra Post (que, según él, era casi imposible de vencer). Yo aquí jugaría a amarrar y a ganar vía Ugin (ese mazo tenía bichines, así que una Ira exiliadora viene bien) o vía Titanes; el plan era protegerse vía Crop Rotation. Así que el cambio fue quitar Emrakul, las Candelabras, el Ojo de Ugin y Ulamog para meter las Leyline (contra quitacartas), el cuarto Pincho y el All is Dust. Me quedé una mano de bosque, Trompo, Crop Rotation y varias cartas irrelevantes. Me intentó combar de segundo con Urborg y Vampira – sabiamente, ya que darme turnos era darme la Crop a Karakas – pero ya tenía el tutor y fue un GG. Concedió cuando, varios turnos más tarde, bajé un Titán a doble Vesuva copiando Maze of Ith. Otro punto para los eldrazis.

 

 

Ronda 3: 4c - Loam

Loam es un mazo lento y sin apenas respuestas. El mayor problema que puede presentar es que caiga Erial y Vida desde el barro, frente a lo que solo queda recoger. En este enfrentamiento, sin saber a lo que me enfrentaba, me quedé una mano de dos Brezales, Cloudpost, Trompo, Crop Rotation, Ancient Stirrings y Oráculo. Empezó él y salió de Mox Diamond y Cáliz del vacío de 1 al primer turno. Con mi mano, pintaba realmente mal. Bajé Brezal, hice el amago como de que iba a bajar un Jerarca Noble y di turno. En su segundo turno se bajó un Caballero del relicario. Así que yo bajé un segundo Brezal y concedí.

 Caballero del Relicario


La partida contra ese pairing estaba casi perdida con el Cáliz. El tutor recurrente de Eriales de turno 2 fue la puntilla. Bajé los Brezales para que pensase que jugaba Maverick y actuase en consecuencia (dejar Abrupt Decay, meter otros matabichos, etc.). Yo sabía que era una Loam de cuatro colores (había visto una Badlands), por lo que banquilleé los Sacred Ground, el cuarto pincho, los Rest in Peace y los reiniciadores por las Candelabra, las Natural Order (Punishing Fire), las Crop Rotation (seguramente se quedaría con los Cálices para protegerse de Swords) y un Oráculo.

 

Efectivamente, el truco de la Maverick dio resultado: se estuvo comiendo Decays y Punishings en la mano que daba gusto y jugaba cartas tan flojas como Scavenging Ooze. Aguantó bastante el tipo con un Cáliz de 1 y una Liliana que logró matar un Titán, pero Ugin arrambló con la mesa y decidió la partida una vez más. La tercera partida fue muy peleada; metió mucha presión con Goyfs y Relicarios atacando (Erial pinchado con sabiduría, había banquilleado los Decay), pero conseguí un Ulamog recurrente subiéndomelo con Karakas y volviéndolo a bajar con tres Cloudpost (esto es Magic) cada turno después de atacar.


 Ulamog, the Infinite Gyre

 

Ronda 4: Elfos

En ese momento, el mazo de coña de bajar Emrakules se postulaba como un posible mazo de top. Qué bonito. Pero ya vinieron los elfos a tocarme las narices. Antes nos había tocado a este chico y a mí pegados, con lo que ambos sabíamos qué jugaba el otro; era una ventaja para mí, ya que una mano que contra un mazo cualquiera pudiese valer (Titán de turno 4, por ejemplo), contra él sería un suicidio. Debía buscar, en la primera partida, un Ugin a la velocidad del rayo. Con una mano buena – había perdido la tirada de dados por cuarta vez en el torneo – me hice mulligan a otra de Posts, Ugin y Crop Rotation. La mano de mis sueños contra un mazo sin Erial ni counters. Ugin caería rapidísimo; sin embargo, son Elfos y me combaron a toda velocidad.

 

Posbanquillo, aún siendo un pairing difícil, es posible ganarle. Entran Tabernacle, Glacial Chasm, los dos reiniciadores y la cuarta Aguja (para pinchar el Simbionte o la Quirion Ranger) por los eldrazis (demasiado ambiciosos), el Ojo de Ugin y dos Primeval Titan. Hay que hacerse mulligans agresivos o bien a Crop y Tabernacle (que es lo más sólido, aunque no definitivo) o bien – solo empezando – a un reiniciador tempranero. También sirve Natural Order, que con el Titán busca Tabernacle y Chasm, cerrando la partida. La segunda partida era de Natural tempranera, pero de turno 2 robé el Tabernacle (¡yuju!) y fue bajarlo y pasear. La tercera, que era de All is Dust de turno 3, la perdí porque me apisonaron nuevamente. Pues 3-1 de momento.


 The Tabernacle at Pendrell Vale


Ronda 5: Sultai Delver

No tuvo mayor interés, fue semejante a la de la primera ronda. La mayor diferencia estribó en que no metí las Sacred Ground porque conocía a mi oponente y sabía que iba a darse cuenta de que con el Deathrite me la podía liar. Gané 2-1.


 Deathrite Shaman

 

Ronda 6: Milagros

Ganar esta ronda definía – en principio – entrar en el top vía pacto o quedarse fuera. El oponente en cuestión era Rodrigo Iglesias, de Santiago, que es un tío que juega muy, muy bien. Empezó él – otra vez, solo empecé en la ronda 7 – con un perturbador Isla – Ponder. Hasta ese momento, yo había tenido mucha suerte en el sentido de que no me había tocado ningún mazo de combo, para los que soy un bye. Lo más parecido, Elfos, a pesar de haber tenido yo unas manazas y haber robado como Dios me aplastó sin misericordia. Esa isla (no una doble) y ese Ponder me hicieron sudar frío pensando que podría ser una Omnitell, así que jugué a la desesperada con un pincho de turno 1 a Scalding Tarn. Era Milagros, como supe cuando en turno 2 me bajó una Tundra – resoplido de alivio – y, por pura casualidad, acerté con la fetch que tenía en mano y lo atasqué. Eso me dio los turnos suficientes para, después de él fulltapearse para bajar un Monastery Mentor, lanzar un Titán que buscó las tierras para un Emrakul tempranero y definitivo. Además, a diferencia de lo que pasa con los Emrakules cutres de Show and Tell, a este no le asusta la Karakas…


 Karakas


Para las siguientes partidas metí la Aguja (contra su Trompo) y los dos reiniciadores por las dos Natural Order (que no entran ni de coña) y el inútil Maze of Ith. La segunda partida fue bastante coñera porque se medio atascó (aunque consiguió el CounterTop) y colé un Oráculo, el cual me generó unas importantes ventaja de cartas y aceleración. Así, en turno creo que 5 pagué los 15 religiosos manás de Emrakul y le extendí, victorioso, la mano. Me miró por encima de sus gafas. Entonces le dije: “Ah, hostia, que tienes Términus...”, a lo que respondió con un elocuente movimiento afirmador con la cabeza. Robó con el Trompo, Términus y a la vuelta Blood Moon. Para casa.


 Términus


La tercera partida fue bastante peleada, pero me ganó a tortas con un Monastery Mentor y el combo de los dos Trompos. En principio, salvo cosa rara, me quedaba fuera del top.

 

Ronda 7: Tritones

En la ronda final había una burrada de gente con 15 puntos, de forma que si todos pactaban, gente con 16 (5-1-1) se quedaría fuera. Una locura. Yo era el que más alto estaba de 12 puntos, pero al producirse el pacto quedé matemáticamente fuera. Solo quedaba pelear por el top 16 y llevarme una fetch.

 

Mi oponente tenía 13 puntos y jugaba Tritones. Gané la tirada de dado y me marqué un espectacular mulligan a 4 porque tuve 0 tierras en las tres manos previas. Tocaba aparentar ser Maverick otra vez. Bajé Brezal y di turno. Maná – Cursecatcher. Otro Brezal (tenía Cloudpost, pero la partida estaba perdida irremediablemente). Lord, Perito, bla bla bla. Amagué que iba a echar unas Swords y concedí.

 Cursecatcher


Su movimiento lógico sería quitar las molestas Force of Will y meter Hibernación, Submerge o cosas así. Dismember, si tenía mucha suerte. Lo que tenía que hacer era calcar un Ugin sin problemas – aunque podía haber Daze – o un Titán a muchas vidas con los Glimmerpost. Quité una Crop Rotation, Ulamog (demasiado ambicioso) y los lentos Oráculo de Mul Daya por Tabernacle, Glacial Chasm, los dos reiniciadores y una Aguja. No sabía si llevaba Erial, me imaginaba que no, pero uno solo podía ganarme, así que merecía la pena. Efectivamente, acerté sobre sus movimientos: un Titán con Natural Order entró con absoluto desparpajo; aunque lo mandó al top con Submerge con la habilidad de buscar en la pila, tenía otro que fue totalmente decisivo. Me preocupé de ponerme a un rango de vidas infernal y luego matar con Titán y Ugin, sin mostrar a Emrakul ni el Ojo de Ugin (había estado leyendo varias cartas mías, así que supuse que no conocería el mazo).

 

En la tercera partida, quité una Natural Order por la Crop, por si necesitaba a la desesperada encontrar el Tabernacle o la Glacial Chasm. Lancé dos Agujas: una a Erial (que seguía sin saber si llevaba o no) y otra, a Mutavault. Como no había salido de Frasco, a la larga ya no me importaba que lo tuviera. Acerté de pleno: tenía Erial pero no lo había mostrado; si no llego a nombrarlo con la Aguja, habría perdido. Ugin entró relativamente pronto y reventó la mesa. Un par de turnos más tarde, Emrakul. Y 15 puntos y una playa para mí.


 Ugin, the Spirit Dragon

 

Conclusión y cambios

A modo de conclusión diré que el mazo es muy competente y que todos los arquetipos que me encontré eran perfectamente asequibles para él. Claro, que si aparece combo, pues me cruje, pero no hubo nada. La Candelabra me decepcionó mucho: no es habitual que sea útil para acelerar Eldrazis ni finishers; suele ser overkill. La banquilleé, como vimos, a menudo. En cambio, el cuarto Trompo y la cuarta Aguja (que entran contra casi todo) son mucho más interesantes. Es por ello que en un futuro sustituiré unos artefactos por otros. También incluiré el tercer Ugin por Ulamog, dado que ambos son finishers pero el primero te salva de una mesa chunga y el segundo, no. Igual estaría bien una Caverna para colar el Titán contra Milagros, dado que cuesta lo mismo que el Términus para el Countertop.

 

 

En cualquier caso, me pareció un mazo muy divertido y perfectamente apto para los Ligacys. Ahora bien, el Tabernacle es imprescindible, así que, o proxis, o apoquinar un número de tres cifras, o cambiar de mazo. ¡Nos vemos!

Esta semana

    Síguenos en Facebook