Una inclasificable película anime, donde se dan cita multitud de estilos de animación y una original historia.

Dirigida por Masaaki Yuasay y dibujada por Studio 4ºC, lo mejor que puedes hacer, si pretendes que esta reseña resulte realmente útil, es saltar hasta el último párrafo. No voy a destripar grandes cosas, pero es una de esas películas que se disfrutan completamente cuando las ves sin ningún tipo de conocimiento previo. De hecho el trailer no es demasiado recomendable tampoco, al enseñar algo más de lo que debiera.

Si dicho esto no te fías de mi exquisito gusto, adelante:

Una de las características más llamativas y evidentes de la película es la multitud de estilos de animación utilizados. Partiendo del dibujo tradicional característico del estudio -bueno, característico en las películas posteriores, porque esta es la primera-, no demasiado prolijo en detalles y con tendencia a la caricatura, aunque expresivo y suficiente, las escenas van alternando entre rotoscopia, fotomontaje, animación 3D,… dándole un aspecto impresionante a la película y utilizando siempre las carambolas visuales al servicio de la trama. Con echarle un ojo a las imágenes de abajo ya te puedes hacer una idea.

La historia gira en torno a Nishi, un joven hastiado de esconderse cada vez que le surge un problema, su exnovia del colegio de la que sigue enamorado, Myon, de enormes pechos, y su hermana Yan, que regenta un restaurante propiedad de la familia. Nishi se hunde tras reencontrarse casualmente con Myon y enterarse de que está prometida con otro, pero la visita de dos yakuzas al restaurante desembocará en su muerte, resurrección y posterior y frenética fuga de los yakuzas junto a las hermanas, que finaliza de forma totalmente insospechada.

A partir de ahí, los tres enfrentan los miedos y limitaciones que ellos mismos se habían impuesto a lo largo de la vida, redescubriendo la importancia de sentirse vivo, de la diversión, la música, el amor, el humor,… desembocando en una escena final que es puro frenesí y una ingeniosa manera de plantear un mensaje tan trillado y habitualmente edulcorado como es el de la superación personal y el "vive tu vida". Una vida que puede ser de lo más interesante aunque se desarrolle dentro de lo más normal y cotidiano.

Lo que puede parecer la habitual ida de olla filosófica japonesa está contado de una manera digerible, tan original en lo estético (y sonoro) como imaginativa, salpicada de toques de humor aquí y allá que hacen todo muy llevadero.

En definitiva, ningún aficionado a la animación -de cualquier tipo-, debería perdérsela. Tampoco ningún aficionado al cine. Pocas veces vas a toparte con algo tan especial. En Mind Game vas a encontrarte mucho humor, reflexión, poesía, arte, espectáculo, superación,… y la representación más original y sincera de Dios que hayas visto. Si con esto no te pica la curiosidad, simplemente échale un vistazo. La motivación surgirá por si misma.

L M M J V S D
 4
56711
12131418
19202125
262728 

Esta semana

    Síguenos en Facebook