Tamala es una gata de un año de edad que quiere dejar Maguro, la ciudad gatuna, para viajar a Orion.

Tamala 2010 no es divertida, pese a algunos puntos de humor. No es visualmente impactante, pese a su animación curiosa y resultona. Siquiera la calificaría de recomendable, pese a ser, definitivamente, interesante.

De donde viene el interés es difícil de discernir. Plantea un mundo gato-perruno donde la macroempresa Catty & Co controla prácticamente la galaxia y donde una gata, insoportablemente naif y con sueños ciberpunk donde se masca el apocalipsis, arranca en su nave decidida a irse a Orion, pese a la negativa de su madre humana, una señora con una serpiente enroscada. Entre medias, gatos travestidos que quieren salir del arrollo, violencia callejera, decadencia, bondage con ratones, un picnic y un espectador que no se entera de nada.

Al más puro estilo del anime críptico japonés, muchas veces prejuzgado como bueno por ser incomprensible, se suceden hechos inconexos, momentos videoclip y personajes estrambóticos de los que es difícil sacar nada en claro. Tan difuso resulta que al final recurren al personaje sorpresa que, literalmente, se sienta en un sofá y explica todo punto por punto. Aunque se agradece el detalle para poder sacar algo en limpio, es un recurso que hace pensar que, si está ahí, es porque ni los autores sabían como salir del embrollo.

Autores, porque son dos. t. o. L (trees of Life), es un dúo musical japonés, o eso parece, es difícil encontrar información al respecto, que se decidieron un buen día a lanzar su propia película. La animación bebe del estilo simple del clásico Astroboy de Osamu Tezuka, en blanco y negro, mezclado con partes de animación 3D y pasajes lisérgicos a lo 2001 de Kubrik, quedando un resultado que si bien no es que sea el acabose, es terriblemente curioso y llamativo. De hecho lo mejor del film es la lograda ambientación decadente y despersonalizada que recuerda a Metropolis de Fritz Lang.

Al principio de este texto decía que Tamala 2010 no es recomendable, y es una verdad a medias. Hay algo hipnótico en esa versión agriada y misteriosa de Hello Kitty, que va absolutamente a su bola y está rodeada de personajes fracasados en un mundo sin futuro. Así que venga, me retracto y a verla todo el mundo.

L M M J V S D
 25
678
13141519
20212226
272829 

Esta semana

    Síguenos en Facebook