Año 1888, Francia. Los dandis, los poetas malditos y artistas de cabaret pueblan las calles de París. Un grupo de poetas decadentes seguidores de Rimbaud se reúnen para recordarle y seguir su estela literaria. Pero para Adrien eso no es suficiente

Cuando el poeta Rimbaud desapareció y abandonó la poesía, y otros, seguidores del gran artista, se dedicaron a publicar apócrifos, indudablemente se generó un caldo de cultivo para la leyenda. Con ella, para las historias, caso de esta Línea de fuga de Dabitch y Flao que especula sobre la vida de un poeta, Adrien, que sería en la ficción el responsable de componer los falsos poemas. Bueno, en realidad lo que se cuenta es cómo dicho poeta se lanza a buscar por el mundo a su desaparecido maestro.

Búsqueda material (la de un hombre perdido) que es espiritual (personal, del yo interior, de la propia felicidad e identidad), relatados con corrección, acaso con deslices oníricos no del todo conseguidos (en nuestra opinión estas escenas fallan), y con un dibujo francamente interesante, aunque la edición en un tamaño algo reducido debilita su impacto (el original francés es un álbum de mayor tamaño).

En definitiva, un buen cómic con el que aprender un poquito sobre ciertos ambientes artísticos parisinos de fines del XIX, el grupo de "los decadentes".

Esta semana

    Síguenos en Facebook